El día que Jesús Necesitó de su Madre más que Nunca

Tras perdonar al buen ladrón en la cruz, Jesús voltea la mirada y su dolor aumenta al extremo. No es el dolor de su cuerpo malherido agonizante. Lo que más duele a Jesús, es ver a su madre mirándolo así.

María llora en silencio. Siente que una espada traspasa su corazón.

Ella sabe que Jesús es especial, que fue concebido en su seno por obra del Espíritu Santo. Lo vio crecer y sonreír y ponerse serio cuando oraba. Lo oyó decir cosas que no comprendía, pero guardaba en su corazón. Lo vio hacer el bien a todo el mundo. María vio cientos de personas enamorarse de su hijo y seguirlo.

Ahora lo ve desnudo, malherido, sangrando, clavado en una cruz y a punto de morir.

Oye a los soldados burlarse de él. Se da cuenta que la sangre de su frente le escurre hacia los ojos. Trata de enjugarlos, pero no logra alcanzar.

Su pena es profunda, pero permanece en pie, fortalecida por el valiente amor de una buena madre. De pie, con elegancia y firmeza, da aliento a su hijo. El Evangelio no registra ningunas palabras de María ante la cruz. Permaneció callada. El asfixiante nudo en su garganta no le permitía articular palabra alguna. Sin embargo, como toda madre, María era capaz de decirle todo a su hijo sin decir una palabra. Bastaba con mirar a Jesús a los ojos para darle valor y esperanza.

Jesús se siente mal al ver a su mamá sufrir por él, pero la necesita a su lado. Todo hombre necesita de su madre. Él necesito una madre para hacerse hombre en su seno. Necesitaba de una madre que lo alimentara y cuidara, que le sonriera, que celebrara sus primeros pasos y que se regocijara con su compañía.

Jesús necesitaba de María, su maestra más importante en la vida. Ella le enseñó a decirle a Dios “Hágase tu voluntad” cuando nada parece tener sentido. Jesús incluyó esta oración que aprendió de María cuando enseñó a sus discípulos a rezar el Padre Nuestro. Esta oración le dio el coraje que necesitaba para dar el salto definitivo de fe sobreponiéndose al miedo que lo hacía sudar sangre en el Getsemaní: “Si es posible, aparta de mí este cáliz, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya.” (Marcos 14,36)

Ahora, a punto de morir, Jesús necesita a su madre más que nunca en su vida. Es el Hijo de Dios, pero también es un hombre verdadero. Y como tal, necesita sentir la presencia de su madre al morir. Su compañía lo hace sentir que no está muriendo solo. Su amorosa mirada le permite darse cuenta de que no está muriendo en vano.

¿Qué hombre en la tierra no lo daría todo por tener a su madre al lado de su lecho al momento de expirar? Jesús gozó de este privilegio. María se convierte en corredentora con Cristo para que la humanidad entera no se pierda, sino que crea; y creyendo, tenga vida.

¡Apasiónate por nuestra fe!

(Fragmento del libro Nuestra Familia al Pie de la Cruz, disponible en Amazon.com)

+——————————————
Publicado originalmente en la columna Semillas de la Palabra de la revista Northwest Catholic.
(c) Seminans Media and Faith Formation. Todos los derechos reservados.

¡Alégrense! Es el Año de la Vida Consagrada

Se cumplen 50 años de la promulgación del decreto Perfectae Caritatis del Concilio Vaticano II, sobre la renovación de la vida consagrada. El Papa Francisco nos ha convocado a celebrar en 2015 el Año de la Vida Consagrada. Año dedicado a que aquellos que han respondido al llamado de Dios a consagrarse en la vida religiosa, redescubran y revitalicen su vocación. A la vez, un año para que toda la Iglesia reflexione sobre el valor de la vida consagrada.

Como punto de partida, el Papa Francisco ha exhortado vivamente a los religiosos y religiosas a vivir en la alegría. En la circular “Alegraos …”, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica subraya el Gozo del Evangelio explicado por el papa en su primera exhortación apostólica y recuerda que el encuentro con Jesús suscita la alegría. Alegría que, según Sn. Pablo, es fruto del Espíritu (cf. Gálatas 5,22) y cuyo manantial se encuentra en la oración, en la caridad y en la incesante acción de gracias. Alegría que se fortalece en la tribulación y en las pruebas.

Para Francisco, la belleza de la consagración es justamente la alegría. No cabe pensar en una monja amargada, en un consagrado seco y distante o en un hermano malhumorado. Estas actitudes anularían la belleza de su propia consagración. El papa quiere que todos los religiosos del mundo recuerden este año que la vocación a la vida consagrada es en esencia una vocación a la alegría que viene del Señor. Una alegría que es contagiosa para contagiar así al mundo de los valores del evangelio.

Recientemente, viajando a México, me crucé — seguramente por voluntad de Dios — con un sinfín de monjas: saliendo de misa, fuera del convento, en un hospital, en la calle y hasta en un café. A todas — sin conocerlas — las saludé y deseé un bendito y feliz Año de la Vida Consagrada. Todas me agradecían con una mirada llena de sorpresa y claro, de alegría. Nadie las había felicitado por este año dedicado a ellas todavía.

Te invito este año a que ores, ofrezcas la comunión y hasta tus pesares en sacrificio por las personas consagradas: de clausura, de la escuela, de las misiones, de los hospitales, de las parroquias. Y en toda ocasión, acércate a ellos y dales tu felicitación por el Año de la Vida Consagrada. Tus palabras sin duda los ayudarán a mantener viva la alegría y a redescubrir que su renuncia al mundo secular ha valido la pena. No sabes si la monja que felicites estará considerando colgar el hábito y tus palabras reenciendan el ardor en su corazón por seguir consagrada al Señor. El Espíritu obra de tantas maneras.

Y a ti, religiosa o religioso que lees estas líneas, te ofrezco mis oraciones este año: por tu vocación, por tu perseverancia, por tu valentía, por tu entrega incondicional y sobre todo, porque siempre puedas contagiarnos de la alegría que suscitó en tu corazón aquel instante en que el Señor se te acercó por sorpresa y susurró en tu oído: “Ven y sígueme”.

¡Apasiónate por nuestra fe!

Mauricio I. Pérez

+—————————————

Publicación original en la revista Northwest Catholic
(c) Seminans Media and Faith Formation
Todos los derechos reservados.
La publicación de este artículo solo está permitida con el permiso expreso del autor.

Vaticano Ofrece Baño, Barbería y Dignidad a Personas sin Hogar

La pasión del Papa Francisco por los pobres y el incansable trabajo de su brazo derecho en el auxilio a los más necesitados de Roma, Mons. Konrad Krajewski, harán posible a partir de esta semana que las personas que no tienen hogar puedan asearse y recibir cortes de pelo de manera totalmente gratuita.

El año pasado, el Arzobispo Krajewski, quien encabeza por órdenes del Papa la Limosnería Vaticana, conversaba en la calle con un hombre sin hogar. Al enterarse de que cumplía 50 años, Mons. Krajewski lo invitó a almorzar, pero éste se negó. Explicó al arzobispo que en ningún restaurante lo admitirían debido a su mal olor. Esta situación provocó en Konrad Krajewski la idea de ofrecer un servicio donde aquellos que viven sin techo pudieran asearse.

El arzobispo comentó su idea al Santo Padre y la idea se cristalizó. El Vaticano ha concluido ya las obras de remodelación de un baño público ubicado a unos pasos de la columnata de Bernini, que rodea la Plaza de San Pedro. Este baño cuenta con tres regaderas y una silla de barbero donde se ofrecerán cortes de cabello gratuitos los lunes. En Italia, la mayoría de las barberías y salones de belleza cierran los lunes, lo que permitirá a barberos y estilistas ofrecer sus servicios como voluntarios en el Vaticano. Como vemos, la iniciativa del Papa no solo beneficia a aquellos en necesidad, sino que permite a las personas de buena voluntad compartir sus talentos haciendo una buena obra.

Las regaderas abrirán todos los días, salvo los miércoles, día en que el Papa celebra su Audiencia General en la Plaza de San Pedro. Igualmente, los días en que se celebre un evento especial en la plaza.

El diseño del baño es sobrio a la vez que moderno, brindando a sus usuarios una experiencia digna: Cada lavabo y regadera cuenta con agua caliente, jabón y secadoras, todos ellos activados por el movimiento de las manos. A fin de asegurar la máxima limpieza, las paredes han sido selladas con una resina especial en vez de los comunes mosaicos de porcelana.

Las personas que hagan uso de estas regaderas recibirán un cambio completo de ropa interior y un estuche que incluirá: toalla, jabón, pasta dental, navaja y crema de afeitar y desodorante. La mayoría de estos artículos serán donados por comercios y personas generosas. El resto serán adquiridos por la Limosnería Vaticana usando parte de las ofrendas recibidas por los pergaminos con el certificado de una bendición papal. Es preciso aclarar que el Vaticano no puede cobrar la bendición de un Papa. Simplemente, se cobra por el pergamino que certifica que alguna persona, familia u organización ha recibido la bendición del Santo Padre.

Este baño y barbería son solo el comienzo de una iniciativa de mayor escala, en que varias parroquias en Roma habrán de instalar servicios similares, en aquellas partes de la ciudad donde se ofrecen comedores que dan servicio a las mayores cantidades de personas sin hogar. A las personas que viven sin techo en la Ciudad Eterna, les es posible encontrar en muchas parroquias una mesa donde comer un plato caliente. Pero hasta ahora, resulta prácticamente imposible encontrar lugares donde poder asearse.

Ofrecer baño, artículos de limpieza y cortes de cabello gratuitos a las personas sin techo, tiene el objetivo fundamental de ayudarles a vivir con dignidad, según ha explicado Mons. Konrad Krajewski. “Cuando una persona carece de los medios para asearse, es rechazada por la sociedad. Y todos conocemos personas sin hogar que no pueden entrar a establecimientos públicos tales como bares o restaurantes y pedir usar el baño porque se les dice que se vayan.”

Esta iniciativa es simplemente un paso más en el esfuerzo del Obispo de Roma por cuidar de los más desprotegidos de su rebaño. Hace unos días la Limosnería Vaticana autorizó la distribución de 300 paraguas a las personas sin hogar, para ayudarles a protegerse de las fuertes lluvias que están cayendo sobre la ciudad este invierno. Esos paraguas fueron olvidados por turistas que visitaron los Museos Vaticanos. El providencial descuido de estos turistas y la delicadeza del Papa Francisco y del Arzobispo Krawejski permitirán a 300 personas guarecerse de la fría lluvia invernal.

Las acciones del Santo Padre y las obras de la Limosnería Vaticana sin duda traen mucho bien a las personas necesitadas en Roma. Pero estas obras deben resonar en el corazón de todos los hijos de la Iglesia para que así, podamos hacer realidad el sueño de Francisco y ser una Iglesia pobre para los pobres que sale a las periferias. Quienes viven sin techo, no solamente precisan de una limosna o de un pedazo de pan. Tal vez tú y yo, lectora, lector querido, no tengamos los medios para proveer a las personas de la calle un baño donde asearse. Pero seguramente tenemos además de esa moneda y ese pedazo de pan, una pasta dental, un jabón, un desodorante y un paraguas qué compartir. Recordemos siempre que por encima de la necesidad material de quienes no tienen hogar, debemos ayudarlos a mantener viva su dignidad como personas y como hijos de Dios.

¡Apasiónate por nuestra fe!

Mauricio I. Pérez

+—————————————

Publicación original en aleteia.org
(c) Seminans Media and Faith Formation
Todos los derechos reservados.
La publicación de este artículo solo está permitida con el permiso expreso del autor.

Cuando un Amigo se Va al Cielo

El cristiano ante la pérdida de un ser querido

En noviembre recordamos a los difuntos y también a todos los santos. Santo no es quien tiene una aureola y su nombre en el calendario: Santo es todo aquél que ha entrado al cielo. La Iglesia los celebra a todos el 1 de noviembre. No todo el que muere entra al cielo. Muchos deben purificarse en el purgatorio. Así, el 2 de noviembre celebramos a los difuntos y pedimos a Dios por ellos, para que puedan entrar al cielo.

Qué bendición saber que los santos no solo se encuentran en una estampa. Hay santos de carne y hueso viviendo entre nosotros. Son difíciles de encontrar, porque no tomamos en serio nuestro cristianismo. Si lo hiciéramos, conoceríamos muchos santos.

Conocí a Jaime en la preparatoria. Compartíamos nuestra fe como con nadie más. Soñábamos con ser hermanos maristas. Dios tenía otros planes para nosotros. Formamos nuestras familias, pero siempre nos dedicamos al apostolado. Él era jovial y afectuoso, buena gente hasta con sus enemigos. Cuando uno vive su fe a pecho descubierto, sin querer se encuentran enemigos. Pero Jaime sabía tratar a quien lo atacara con una afabilidad irresistible.

Hace unos años, enfermó. Con el tiempo agravó. Tuvo que dejar de trabajar y pasaba mucho tiempo en cama. Hace unos meses fui liquidado y tuve que buscar trabajo. Luego de 12 entrevistas precisaba de un trabajo urgentemente. Jaime me llamó desde México. Quería que supiera que me acompañaba en mi difícil situación. “Llevo meses en cama y cada vez me siento peor. Tú sabes, la cruz pesa, pero solo hay dos opciones, como los ladrones del calvario: Te quejas y haces de tu cruz una maldición o le sacas provecho y haces que sea una cruz de bendición. Quiero que sepas que estoy ofreciendo todos mis dolores porque pronto encuentres trabajo. ¡Que valga la pena estar enfermo!”

Al día siguiente, Jaime empeoró y fue hospitalizado. Me sentí fatal. Pero ese mismo día, ¡me ofrecieron empleo! El sacrificio de Jaime había sido acogido por Dios y había respondido dándome el trabajo que tanto necesitaba.

Hace unas semanas envió una nota: “No quiero preocuparte, pero necesito que reces por mí con más fuerzas que nunca”. En la catedral pasé una hora ante el Santísimo pidiendo por su salud. Pedí a Dios que Jaime no perdiera las fuerzas y menos, la alegría. Tomé fotos con mi teléfono y se las envié. Me aseguró sentirse reconfortado.

Dos semanas después, Jaime murió. Justo el 8 de septiembre, día del Nacimiento de la Virgen. Y seguro estoy, que fue llevado al cielo de la mano de María. En Jaime se cumplió la promesa de Sn. Marcelino Champagnat, fundador de los maristas: “A Jesús, por María”.

Jesús dijo que “Nadie ama más que quien da la vida por sus amigos”. (Juan 15,13) Jaime ofreció sus dolores por mí y Dios lo escuchó. He sido amigo de un santo cuya fiesta es el 1 de noviembre. Y me ha dado el ejemplo de que se puede. Se puede en vida, ser santo.

¡Apasiónate por nuestra fe!

======================
Este artículo fue escrito para la edición de noviembre de la revista Northwest Catholic http://www.nwcatholic.org
(c) Seminans Media and Faith Formation. Todos los derechos reservados.
La publicación de este artículo solo está permitida con la autorización expresa de su autor.

Hombre y Mujer los Creó, y Bendíjolos Dios

La Iglesia al rescate de la única familia que Dios creó

Salvaguardar la integridad y dignidad de la familia como Dios la concibió es obligación de todos los cristianos y de todos los hombres de buena voluntad, porque todos pertenecemos a una familia. Hoy, más que nunca en la historia, la familia se ve amenazada por todos los flancos con opiniones, realidades y hasta posturas políticas que comprometen su integridad: divorciados con nueva unión, parejas sin matrimonio, uniones entre personas del mismo sexo y su eventual adopción de hijos, familias monoparentales, alquiler de vientres y el debilitamiento de la fe en el sacramento del matrimonio y en la confesión.

Si la familia es la célula base de la sociedad, que no nos sorprenda que al contaminarse una familia y después otra, la humanidad comience a padecer un cáncer social de repercusiones mayúsculas.

Asumir que una familia está formada por padre, madre e hijos pareciera obvio. Pero bien dicen que lo obvio, si por obvio se calla, por callado se olvida. Evidentemente, los habitantes del mundo contemporáneo han comenzado a olvidarse de lo obvio. Y más grave aún, han comenzado a obviar lo que contradice a la familia y a la voluntad de Dios. Actitudes que por siglos fueron universalmente reprobadas, ahora son aceptadas y hasta promovidas. Es preciso volver a hablar acerca de lo que debería ser obvio.

Tan grave es el problema que la familia es la prioridad pastoral de la Iglesia Católica actualmente. El Papa Francisco se ha visto en necesidad de convocar un sínodo extraordinario de obispos, que se reúnen estos días de octubre en Roma para discutir las situaciones que ya he citado. Los obispos se reunirán en 2015 nuevamente en otro sínodo para sugerir al papa soluciones pastorales que ayuden a custodiar la sacralidad del matrimonio, a resaltar la belleza de la familia completa y a curar el cáncer familiar que poco a poco nos ha ido invadiendo como sociedad. Más adelante el papa habrá de emitir una exhortación apostólica donde establecerá las directrices pastorales que como Iglesia habremos de poner en práctica en este esfuerzo por rescatar, promover, custodiar y exaltar la familia que Dios mismo pensó.

Pero, ¿qué ha provocado que la sociedad haya desvirtuado el concepto de la familia auténtica? Jesús mismo enfrentó esta situación ante un pueblo de Dios que aceptaba el divorcio en contra del designio de su Padre. Advirtió entonces, “¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra, y que dijo … los dos se harán una sola carne? … Moisés, por la dureza de vuestro corazón, os permitió divorciarse, pero al principio no fue así.” (Mateo 19,4.5.8) “Lo que Dios unió, no lo separe el hombre.” (Marcos 10,9)

Es la dureza de corazón la que hace desdeñar la voluntad de Dios al respecto de la familia y acoger los caprichos propios. Pidamos a Dios un corazón dócil a su voluntad y a la vez firme para resistir estos embates. ¡Que nada ni nadie haga mella en nuestra familia! Lancémonos juntos, guiados por el papa y los obispos en seguimiento de Jesús, al rescate de la única familia que Dios soñó y de la cual nos ha hecho partícipes.

¡Apasiónate por nuestra fe!

=====================
Este artículo fue escrito para la edición de octubre de la revista Northwest Catholic http://www.nwcatholic.org
(c) Seminans Media and Faith Formation. Todos los derechos reservados.
La publicación de este artículo solo está permitida con el permiso expreso de su autor.

Celebrar el Día del Trabajo ¿Desempleado?

El cristiano ante la dura prueba de la falta de un medio de sustento

Tras laborar exitosamente por 13 años para cierta empresa de tecnología, repentinamente fui llamado al igual que todos mis compañeros a la oficina del gerente. Con un mensaje aprendido de memoria, frío e impersonal, informó a cada uno que la empresa había decidido cerrar el área. Sin más, los 18 que conformábamos mi grupo de trabajo quedamos desempleados. Entre miles más que ese mismo día la empresa recortó. Y entre muchos miles más que cada mes pierden su empleo por doquier sin importar su esfuerzo, su buen desempeño ni su lealtad.

Cuando alguien deja a otra persona sin empleo, le quita su fuente de ingresos, trastorna su estabilidad económica, le roba la paz y muchas noches de sueño. Provoca que muchas parejas entren en conflicto, que otros caigan en la depresión y que varios sucumban al alcoholismo. A no ser que sea por un mal desempeño continuo o por deshonestidad, estoy convencido de que cuando alguien deja a otro sin empleo, debe pedirle perdón a Dios. Porque el daño causado suele ser mucho.

Los hijos de Dios tenemos la bendición ante estos casos, de poder acogernos a nuestro Padre providente con confianza. Tenemos además por ser cristianos, la posibilidad de perdonar a quien nos ha despedido injustamente y desterrar así el enojo y el resentimiento que un despido conlleva. Pero siendo humanos, tendemos a sentir miedo, afligirnos y preguntarnos mil veces, “¿Por qué a mí?”.

Siempre me ha gustado acercarme a Dios en la espiritualidad. Pero este tiempo de prueba significó para mí el acercamiento más profundo, la búsqueda más incansable y la oración más persistente a Dios en toda mi vida. Aprendí a decir en horas y en deshoras, “Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador.” (cf. Lucas 18,13)

Al perder mi empleo muchos vinieron en mi auxilio sin yo pedírselos. Buscaban plazas abiertas, me recomendaban con conocidos, se unieron  y — aunque no lo necesitábamos — armaron una despensa para varios meses. Y oraron por mí y por mi familia con todas sus fuerzas. Hasta que el Señor me bendijo con un empleo nuevo, más interesante, de mayor contribución al bien social y hasta mejor pagado.

Comprendí que Dios permite estas pruebas porque nos hacen acercarnos más a él, nos dejan claro que no podemos solos y que dependemos de él y dan a los que nos rodean la oportunidad de ser mejores personas e hijos de Dios. Si nunca enfrentamos dificultades, ¿cómo pueden nuestros amigos practicar la solidaridad, la generosidad y la oración por los demás?

Pasada la prueba, todos ganamos: Yo conseguí un mejor trabajo, mi familia se acercó más a Dios y nos unimos más entre nosotros. Aprendimos a ser más ahorrativos y mejor administrados. Y mis amigos se hicieron mejores cristianos.

En septiembre celebramos en los Estados Unidos el Día del Trabajo. Si no tienes empleo, por experiencia te lo digo: Confía en el Señor y sé valiente. No ceses de repetir con el corazón en la mano, “Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador.” En el momento más oportuno, su mano providente te ofrecerá el trabajo que tanto necesitas.

¡Apasiónate por nuestra fe!

=========================
Este artículo fue escrito para la edición de septiembre de la revista Northwest Catholic http://www.nwcatholic.org
(c) Seminans Media and Faith Formation. Todos los derechos reservados.
La publicación de este artículo solo está permitida con el permiso expreso de su autor.

El Día que Vi un Pelícano, una Palmera y un Espejo

He hecho una costumbre al salir de vacaciones con mi familia recordarme una y otra vez las palabras de la Sabiduría: “Por la grandeza y hermosura de las criaturas se llega, por analogía, a contemplar a su creador.” (Sabiduría 13,5) El mismo Dios que nos bendice con trabajo nos bendice también con momentos de descanso. Descubrir su presencia en cada momento hace de las vacaciones no solo un tiempo de descanso, sino también un tiempo de alabanza.

Veraneando en México en un hotel al lado de la playa, flotaba de espaldas en las frescas aguas de la piscina. Mis hijos jugueteaban alegremente y mi esposa leía una revista. De pronto el vaivén de las aguas me llevó debajo de una palmera y ahí me dejó un buen rato. Contemplaba la palmera y recordaba cómo en la historia del pueblo de Dios, la palmera ha sido un símbolo de la eternidad de Dios, debido a que esta planta suele vivir muchos años. Es la razón por la que en Domingo de Ramos hacemos una procesión con palmas, para significar con este gesto que gritamos a Jesús “¡Larga vida al Rey!”.

Las aguas me arrastraron nuevamente y vi entonces un pelícano surcando el cielo. Me llamó la atención pues era la primera vez que veía un pelícano en mi vida. Lo miré con atención y vi cómo su pico dibujaba la forma de una bolsa de la cual salía lo que parecía un pescado todavía moviéndose. Recordé entonces que el pelícano es usado desde antiguo como un símbolo de nuestro Señor Jesucristo. Esto se debe a que se pensaba que los pelícanos, cuando no encontraban alimento, sacaban sangre con su pico de su propio pecho para con ella alimentar a sus crías. Esto siempre ha recordado a la Iglesia del Cristo que se entregó para que al ser traspasado, su sangre se tornara en bebida de vida eterna para nosotros.

Estas reflexiones me hicieron recordar aquella frase de la Sabiduría. Ciertamente, poniendo atención puede uno descubrir a Dios a través de su creación.

El domingo, aún de viaje, fuimos a misa y dimos gracias por nuestro viaje de verano y los gratos momentos que juntos habíamos compartido. De rodillas ante el altar, noté que el mantel tenía bordado un pelícano. A un lado del sagrario, había un espejo y al otro ¡una palmera! Las criaturas de Dios que un par de días antes había notado estaban representados como símbolos sagrados en esta iglesia. Sumados a ellos, este espejo, que es un símbolo de María, el “espejo de justicia” pues su rostro es el reflejo inmaculado del cumplimiento absoluto de la ley de Dios.

Este verano te invito a contemplar la naturaleza atentamente. Encontrarás detrás la mano de Dios que te bendice y no tendrás más remedio que darle gracias y alabarlo. Si viajas, nunca dejes de ir a misa y aprovechar para recorrer con atención la iglesia. Busca un pelícano, una palmera y un espejo y comparte su significado con tu familia.

¡Apasiónate por nuestra fe! 

=====================
Este artículo fue escrito para la edición de Julio-Agosto de la revista Northwest Catholic http://www.nwcatholic.org
(c) Seminans Media and Faith Formation
Todos los derechos reservados.
La publicación de este artículo solo está permitida con el permiso expreso del autor.